Blog de Jardineria

10 formas de mantener tu jardín en perfecto estado

Tener un jardín es una experiencia maravillosa por muchas razones, cuidar de tus plantas puede ser un pasatiempo muy relajante que te distraerá del estrés de la rutina

Tener un jardín es una experiencia maravillosa por muchas razones, cuidar de tus plantas puede ser un pasatiempo muy relajante que te distraerá del estrés de la rutina. Pero esto no quiere decir que sea una actividad sencilla. De hecho, mantener un jardín en buen estado requiere de constancia y, sobre todo, herramientas adecuadas.

Durante cada época del año es necesario que tomes ciertas medidas para conservar tu jardín. Cada tipo de planta requiere de un cuidado específico, y atender las necesidades de cada tipo de flor y planta que tengas es indispensable para aumentar su longevidad por mucho.

Aunque aquí no te explicaremos todo lo que necesitas saber, sí te daremos unos cuantos consejos que te ayudarán a alargar la vida de tus plantas. Así que si aún estás aprendiendo, échale un vistazo a esta pequeña lista en la que ahondaremos un poco en esta actividad tan entretenida y fascinante.

¿Qué puedo hacer para mantener mi jardín?

  1. Invierte en un soplador de hojas 

Sabemos que durante el otoño las hojas secas de los árboles caen a montones, lo que indiscutiblemente puede arruinar la apariencia de nuestro jardín. Utilizar una escoba es la solución más económica, pero  limpiar manualmente puede llevar mucho tiempo que podrías estar invirtiendo en otros cuidados que necesitan tus plantas. Es ahí cuando el soplador de hojas llega para solucionarnos este problema.

Para nosotros tener este dispositivo en casa es esencial, pero es importante también adquirir lo mejor. Por ello, si te interesa comprar un soplador de hojas te recomendamos esta web en la que comparan los mejores sopladores del mercado. Quizás así ahorres tiempo al no tener que buscar cuál es el dispositivo que cubre mejor tus necesidades.

  1. Limpia tus herramientas de jardinería 

Antes de comenzar a usar tus herramientas, asegúrate de limpiarlas muy bien ya que esto evitará la transferencia de bacterias o enfermedades que puedan arruinar tus plantas. Aplicar este consejo es una muy buena forma de prevenir daños y, por lo tanto, mantener tu jardín sano por mucho más tiempo.

  1. Cuida tu césped adecuadamente 

Lo primero que debes saber para cuidar tu césped es que cada tipo de suelo necesita cuidados diferentesAsí que te recomendamos investigar muy bien qué tipo de mantenimiento requiere el suelo o tierra que tienes en tu jardín. Por ejemplo, el suelo arenoso necesita complementarse con materia orgánica para que las plantas puedan absorber el agua con mayor facilidad.

Por otra parte, un aspecto que no se puede dejar de lado es la temperatura. Durante el verano no cortes tu césped demasiado corto ya que esto puede ocasionar que la tierra se seque rápidamente bajo el sol. Las temperaturas mayores a 36° pueden detener el crecimiento de tus plantas, así que la tierra debe estar correctamente humedecida con la temperatura adecuada.

  1. Realiza un control de plagas 

Las plagas son uno de los principales enemigos de cualquier tipo de jardín. Si no tomas medidas preventivas para este problema, más pronto que tarde te encontrarás con ácaros, pulgones y chinches que acabarán con tus plantas en muy poco tiempo. La mejor solución para esto es usar pesticidas, aunque también te ayudará deshacerte de las plantas afectadas y cortar las malas hierbas, el cual es un punto que tocaremos a continuación.

Para este tema te vendrá bien acceder a la página web de AECJ (Asociación Española de Centros de Jardinería) ya que ofrece mucha información de utilidad y noticias sobre el cuidado del jardín. Aquellas personas apasionadas por la jardinería seguro encontrarán aquí lo que necesitan.

  1. Destruye las malas hierbas 

Las malas hierbas se han ganado su nombre por una razón: son realmente destructivas para cualquier jardín. Son capaces de asfixiar tus plantas, albergar plagas y, además, no lucen nada bien. Afortunadamente existen muchas alternativas para eliminarlas por completo. Aunque la opción más popular es usar herbicidas, también puedes destruirlas vertiendo agua hirviendo, o echando sal y vinagre en la zona afectada. Pronto notarás que tu jardín habrá recuperado su vitalidad.

  1. Utiliza fertilizante de forma adecuada

Antes de aplicar cualquier tipo de fertilizante, lo ideal es obtener una prueba de suelo para conocer los niveles de nutriente que necesita la tierra de tu jardín. Esto es fundamental ya que abonar con exceso de fertilizante puede quemar las raíces de tus plantas, lo que ocasionará que eventualmente absorban poca agua y se sequen con mayor facilidad, especialmente durante las épocas más calurosas. Normalmente las plantas con falta de nutrientes son más pequeñas, lo cual puede ser un indicador de algo que está fallando en su absorción de nutrientes.

Farmer planting tomatoes seedling in organic garden. Gardening young plant into bed
  1. Elige un método de riego adecuado 

Indudablemente regar las plantas con regularidad es muy importante, pero hacerlo adecuadamente es igual de indispensable para cuidar su salud. Así que recuerda no echar más agua de la necesaria ya que esto puede ocasionar la aparición de hongos y que las raíces se pudran con facilidad.

Otro aspecto a tener en cuenta es que la humedad excesiva en las hojas puede causar enfermedades. Por tal razón no todos los sistemas de riego son los más adecuados, ya que se debe evitar humedecer las hojas de ser posible. En caso de que solo puedas regar a mano, asegúrate de solo humedecer la tierra o regar en una hora del día en que las hojas se puedan secar en poco tiempo.

  1. Evita el aglomeramiento de plantas 

Durante el crecimiento de tus plantas vigila la separación que exista entre ellas, las plantas amontonadas causan mayor humedad y aumentan las posibilidades de que se propaguen diferentes enfermedades. En general, las plantas juntas dificultan un montón el crecimiento de estas ya que absorben los nutrientes necesarios de cada una de ellas entre sí y, eventualmente, las más débiles comenzarán a morir.

  1. Protege tu jardín de los animales 

Ya sea que tengas mascotas en casa o vivas en un hogar en el que puedan acceder fácilmente otros animales salvajes, es necesario que prepares los alrededores y tus plantas para esta situación. Cualquier tipo de animal puede dañar tus plantas, así que nunca se puede ser demasiado precavido. La mejor opción es instalar barreras que cubran los alrededores, pero también puedes proteger tus plantas de roedores instalando trampas de captura o cubiertas para hileras.

  1. Utiliza arriates elevados 

Una muy buena solución para alargar la vida de tus plantas es instalar contenedores de jardín, estos ofrecen un drenaje adecuado y evitan el crecimiento de malas hierbas. Además, su diseño permite separar cada tipo de planta con mayor facilidad para ordenar cada especie. Los arriates elevados incluyen barreras y además te darán mayor comodidad para el cuidado de tus plantas. Si bien esto no es un producto esencial, te aseguramos que te facilitará las tareas de jardinería un montón.

Conclusiones

La jardinería es un pasatiempo que no tiene fin, pero la sensación de tener plantas saludables en casa no tiene precio. Casi todo lo que vale la pena en la vida requiere un poco de esfuerzo, constancia y dedicación, pero si conoces la información adecuada y pones en práctica los conocimientos, cada proceso puede ser mucho más fácil y llevadero.

Así que no olvides invertir en las herramientas adecuadas y sigue investigando todos los días hasta conocer a fondo todos los trucos para alargar la vida de tus plantas. En poco tiempo verás que tu jardín luce como nunca antes había lucido.

Etiquetas
Mostrar más

Notas Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close