Blog de Jardineria

Consejos para jardineros principiantes

La jardinería es una aventura de toda la vida

La jardinería es una aventura de toda la vida. Es en parte arte, en parte misterio y en parte ciencia. No importa cuándo y dónde empieces, lo importante es empezar. Si eres nuevo en la jardinería, aquí te dejo algunos consejos para jardineros principiantes que te ayudarán a tener un gran comienzo.

Elige una buena ubicación

Las plantas con flores utilizan la luz del sol para producir la energía necesaria para hacer flores. En la gran mayoría de los casos, más sol significa más flores, por lo que tendrás que elegir un sitio que reciba al menos 6 horas de luz solar al día. Una vez que hayas escogido la ubicación, observa como el sol golpea el área a lo largo del día.

Otro factor importante es el suelo. La tierra de jardín es óptima para toda planta, aunque con el tiempo puede ir mejorándose agregando compost y otra materia orgánica. Sin embargo, hay un problema que podría hacer que sufras dolores de cabeza y este es el mal drenaje. En suelos mal drenados el agua se acumula en la superficie y sofoca las raíces de las plantas. Asegúrate de no elegir un área de plantación con tierra empapada.

Es fácil emocionarse con el primer jardín, pero trata de no hacerlo más grande de lo que puedes manejar. La mejor forma de ser un principiante exitoso es comenzar con algo pequeño. Tu jardín se verá mejor y crecerá mejor si puedes mantener el riego, la poda y a raya las malezas. Te sorprenderás de la cantidad de flores que puedes cultivar en un jardín de 90 a 180 cm.

Tómate un tiempo para preparar el suelo

El otoño es la época ideal para preparar una nueva zona ajardinada, pero también puedes hacerlo en primavera. En primavera espera hasta que la tierra esté lo suficientemente seca como para desmoronarse en tus manos. La tierra demasiado húmeda podría dejar grumos duros difíciles de romper.

Quita el césped, las malas hierbas y las piedras grandes. Iniciar un jardín sin malas hierbas te ahorrará muchas horas de trabajo en el futuro. Usa una pala o un tenedor de jardín para aflojar la tierra en el área de plantación, excavando de 25 a 30 cm como mínimo. Esparce una buena cantidad de abono sobre el área y mezcla.

Este es el momento de añadir un fertilizante granular orgánico para todo uso si lo deseas, siguiendo la cantidad indicada en el paquete. Rastrilla el área para que quede suave, pisando el suelo preparado lo menos posible.

Comienza con plantas fáciles

Si eres un jardinero principiante, seguramente te tentarás con todo, pero usa algo de moderación para que todo se vea ordenado. Quédate con 6 a 10 tipos de plantas que representen distintas alturas y distintas épocas de floración. Para un jardín de flores colorido desde la primavera hasta el otoño, incluye plantas perennes, anuales y bulbosas.

La mayoría de las plantas perennes florecen en un momento específico durante la temporada mientras que la mayoría de las plantas anuales florecen desde principios del verano hasta el otoño. Algunos bulbos florecen solo en primavera y otros desde el verano hasta el otoño.

  • Plantas perennes para principiantes: sedum, astilbe, hosta, peonias, equinácea, azucenas, orejas de cordero, rudbeckia.
  • Plantas anuales para principiantes: coleo, capuchinas, girasoles, cosmos, caléndulas, petunias, alyssum, zinnias.
  • Plantas bulbosas para principiantes: tulipanes, alliums, muscari, dalias, cannas, narcisos, liatris.

Una vez que tengas la lista de plantas que irás a comprar al vivero o centro de jardinería local, dibuja un mapa de plantación simple, indicando en donde ubicarás las diferentes plantas. Coloca las plantas altas en la parte posterior, las medianas en el centro y las cortas en el frente.

Planta cuidadosamente

Trasplantar es estresante para las plantas, sobre todo si hace sol, viento o calor. Para mejores resultados, siembra en un día nublado y de no ser posible, planta al final del día cuando el viento esté más calmo.

Lleva el mapa de plantación al jardín y coloca tus plantas. Una vez que estén en el lugar, cava un hoyo para cada una de ellas y, con mucho cuidado, retira las plantas de las macetas y colócalas en el centro del hoyo de plantación.

De ser necesario, amontona la tierra para que la planta se asiente en el jardín a la vez que en la maceta. Si estás plantando plantas o bulbos a raíz desnuda, sigue las instrucciones del paquete para obtener la profundidad apropiada.

Rellena el agujero nuevamente y usa las yemas de los dedos para presionar suavemente la tierra alrededor de las raíces. Después, riega lenta y profundamente para que la humedad llegue hasta la raíz y llena los huecos en el suelo.

Luego del trasplante, las plantas necesitarán alrededor de un mes para desarrollar las nuevas raíces que absorberán agua y nutrientes. Durante este tiempo, tendrás que regar constantemente para que las raíces no se sequen.

Otros consejos para jardineros principiantes

Verás que la mayoría de las plantas perennes florecerán en un momento determinado durante la temporada de crecimiento. Las peonias, por ejemplo, florecerán a principios del verano, mientras que los ásteres y las hierbas ornamentales florecerán a fines del verano. Por eso, es bueno escoger plantas perennes con distintos tiempos de floración.

Espera que las plantas perennes recién plantadas tarden al menos un año entero para asentarse. Algunas plantas como las peonías, requieren al menos de dos a tres años para madurar. Las plantas perennes a raíz desnuda, demoran un poco más en llenarse que las plantas en maceta, pero, por lo general se recuperan al final de la primera época de crecimiento.

Las plantas bulbosas y anuales que florecen en verano crecerán rápidamente y harán que tu jardín se vea lleno mientras las plantas perennes se establecen. Las anuales que se cultivan a partir de semillas o trasplantes, generalmente, empiezan a florecer a principios del verano y continúan haciéndolo hasta el final de mismo, siempre y cuando, las riegues y fertilices, y retires con frecuencia las flores muertas.

Los bulbos que florecen en verano como los gladiolos, por ejemplo, se plantan en primavera y se tratan como anuales. Los bulbos de flores que florecen en primavera como los narcisos, se plantan en otoño y florecen solamente en primavera. Algunos de ellos volverán cada año. Trata a los otros como plantas anuales y vuelve a plantar bulbos frescos cada otoño.

Pasa tiempo en el jardín cada día

Durante la primera temporada de crecimiento, trata de pasar el mayor tiempo posible en tu jardín. Concéntrate en mantener tus plantas sanas y observa cómo crecen.

  • Riego: un jardín perenne establecido raramente precisará riego, sobre todo si escoges plantas que se adapten bien a tu clima. Pero, durante la primera temporada de crecimiento, tendrás que asegurarte de que tus plantas no se sequen. Dependiendo del clima, es posible que precises regar una o dos veces por semana.
  • Deshierbe: el primer año de un jardín nuevo, estará repleto de malas hierbas. Al remover la tierra las semillas de las malezas latentes saldrán a la superficie donde puedan germinar. Trata de desherbar el jardín cada tanto durante el verano y a principios del otoño.
  • Acolchado: mantén la superficie del suelo cubierta de compost y hojas trituradas para desalentar la germinación de malezas nuevas y hacer que las que aparezcan sean fáciles de arrancar. En los jardines de flores es bueno evitar el uso de corteza triturada, ya que a medida que se descompone, los nutrientes disponibles en el suelo disminuyen.
  • Fertilizantealimenta las plantas anuales todos los meses con una dosis de fertilizante liquido para todo uso. Usa el mismo en las plantas perennes, alimentándolas dos veces durante el primer verano, un mes después de la siembra y luego a principios de enero en hemisferio sur o julio en hemisferio norte. En los próximos años, fertiliza las plantas perennes solo una vez a principios de la primavera, combinando compost y fertilizante granulado para todo uso.
  • Reproducción: el propósito de toda planta con flores es la reproducción y una vez que se han establecido las semillas con éxito, producirán menos flores y, eventualmente, dejarán de florecer por completo. Pero, si eliminas las flores justo después de que se marchitan y antes de que se produzcan las semillas, podrás alentar a la planta a que siga produciendo nuevas flores. Esto no ha de funcionar para todas las plantas, pero sí para la gran mayoría de las plantas anuales, algunas bulbosas y algunas perennes.
Etiquetas
Mostrar más

Notas Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close