Blog

Cultivo de margaritas africanas

La margarita africana también conocida como osteospermum, es una planta muy popular que puede usarse en arreglos florales

La margarita africana también conocida como osteospermum, es una planta muy popular que puede usarse en arreglos florales. El osteospermum es un género que forma parte de la familia de las asteráceas y su origen es africano, de ahí su nombre. Aprende a cultivar y cuidar las margaritas africanas en tu jardín en vez de pagar por ellas en la floristería.

Las flores de las margaritas africanas son grandes y de color lila con el centro más oscuro, aunque puedes encontrarlas en una gran variedad de colores (híbridas). Su follaje verde tiene una pelusa en el revés y una vez que la planta llega a su altura máxima, comienza a extenderse hacia los laterales cubriendo hasta dos metros de superficie como si fuese una alfombra

El crecimiento de las margaritas africanas requiere condiciones parecidas a las de África. Esto quiere decir que adora el sol pleno y el calor y que precisa un suelo bien drenado para prosperar. De hecho, tolera suelos secos.

La osteospermum es una planta anual y aunque debería disfrutar de fertilizantes adicionales como la mayoría de las plantas anuales, suele conformarse con un suelo pobre. Las margaritas africanas comenzarán a florecer a mediados del verano y pueden llegar hasta el metro y medio de altura.

Cultivo a partir de semillas

Las margaritas africanas pueden cultivarse a partir de semillas adquiridas en centros de jardinería. Inicia la siembra mediante semillas en una bandeja semillera en el interior al mismo tiempo que las otras plantas anuales, es decir, de seis a ocho semanas antes de la última helada.

Lleva las semillas de las margaritas africanas a un sitio fresco con luz para que germinen y rocíalas sobre la tierra. No las cubras ni les proporciones calor por tu cuenta.

Las margaritas africanas deberían crecer en aproximadamente 15 días. Cuando tengan unos 7.5 cm de alto podrás trasplantarlas en macetas individuales. Después de la primera helada, puedes plantar las plántulas en el jardín a no menos de 45 cm de distancia entre ellas para que crezcan correctamente.

Cuidados

Ten en cuenta que la planta se originó en suelos áridos por lo que precisará suelos poco fértiles para florecer, por lo que tienes que regarla dos veces por semana como máximo, al menos que las temperaturas sean lo suficientemente altas y el suelo así lo requiera. Siempre comprueba que esté seco antes de volver a regar, pues el exceso de agua no es algo que le agrade.

Cuando estén en las macetas, protégelas de los climas fríos, aunque puedan tolerar temperaturas de -7 ºC. Mantenlas en un lugar soleado.

Poda antes del invierno o después de este. Retírales las flores muertas para que crezcan nuevas.

Etiquetas
Mostrar más

Notas Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close