Blog de Jardineria

Descubriendo al Ranunculus asiaticus (ranúnculo persa)

Los floristas y los jardineros aman al Ranunculos asiaticus, ya que se trata de una planta tuberosa que desarrolla flores de colores intensos con múltiples capas de pétalos tan delgados como el papel crepé

Los floristas y los jardineros aman al Ranunculos asiaticus, ya que se trata de una planta tuberosa que desarrolla flores de colores intensos con múltiples capas de pétalos tan delgados como el papel crepé. Sigue leyendo para descubrir sus características y cuidados.

 

El ranúnculo asiaticus, también conocido como ranúnculo persa, es originario del suroeste de Asia, del noreste de áfrica y del suroeste de Europa.

Los ranúnculos persas producen una gran cantidad de flores duraderas, que pueden ser simples o dobles con los bordes ondulados en una amplia gama de colores. Estas crecen sobre tallos robustos y exuberante follaje similares a los helechos.

 

Florecen durante un mes y medio desde principios del verano en climas fríos (si se plantan en primavera) o a principios de la primavera en climas templados (si se plantan en otoño). Sus flores crecen de 25 a 60 cm de alto, según la variedad.

Esta hermosa planta con flores es de estación fría y, por tanto, se desempeña muy bien en donde los inviernos son suaves y las primaveras son frescas. Los días calurosos no son de su agrado.

El ranúnculo persa es resistente al invierno en las zonas 8-11 USDA, donde habrá que plantarlo en otoño para que desarrolle flores en primavera. En las zonas del 4-7 USDA, se trata como planta anual y hay que plantarlo en primavera para que florezca en verano.

Sus flores son ideales para las macetas y los contenedores y pueden también cortarse y utilizarse en jarrones con una vida útil de una semana aproximadamente.

Cómo plantar los bulbos

Los ranunculos persas crecen a partir de bulbos y su tamaño predice la cantidad de flores. Por ejemplo, un bulbo grande puede llegar a producir hasta 35 flores, mientras que uno pequeño podría producir hasta 7 flores.

Remoja los bulbos durante 60 minutos antes de plantarlos. Planta a cinco centímetros de profundidad y a 15 centímetros de distancia de otro bulbo, con las “garras, patas de araña o racimos de plátanos” de la parte inferior hacia abajo.

Mostrar más

Notas Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close