Blog de Jardineria

Enredaderas, arbustos y flores moradas para bordes

Las flores moradas cautivarán a todo aquel que pase por tu jardín.

Las flores moradas cautivarán a todo aquel que pase por tu jardín. Las hay en diferentes tonalidades desde el pastel de una orquídea hasta el color oscuro de la berenjena. Incorpora estas flores en una gran variedad de paletas o combínalas con flores rosadas o azules.

 

Las rosas de té híbridas “Sterling Silver o Lavender Bouquet” representan el amor a primera vista, mientras que la rosa floribunda “Ebb Tide y la Midnight Blue” simbolizan la realeza. Las primeras tienen un color lavanda y las otras, púrpura intenso.

 

La pasiflora es una enredadera perenne que ama el sol y ofrece flores dignas de un jardín de hadas. Esta planta suele utilizarse como remedio para calmar la ansiedad al igual que la manzanilla.

 

El árbol casto es en realidad un arbusto ornamental que prefiere el pleno sol y el suelo suelto y con buen drenaje. Existen diversas variedades que van desde los 90 cm de altura hasta los 6 metros. Tanto las mariposas como las abejas suelen disfrutar de sus hermosas flores moradas.

 

La altea es un arbusto que le dará vida a tu jardín con sus maravillosas flores dobles de color púrpura azulado durante todo el verano. La variedad “Blueberry Smoothie” se seca perfectamente en un deshidratador de alimentos, por lo que puede usarse como flor seca para aromatizar ambientes, pues conserva gran parte de su olor.

 

La clemátide es una enredadera que crece rápidamente y se esparce por el suelo, donde crea una gran masa de flores. Se abre camino a través de las plantas y con ayuda puede entrenarse para que deambule a través de las ramas de los árboles. Hay muchos tipos de clemátides, pero la mayoría son púrpuras. Si secas las flores, podrás utilizarlas en proyectos de manualidades en invierno.

 

El alio es un miembro de la familia de las cebollas y florece a fines de la primavera y principios del verano. Tiene un hermoso color violeta, similar a la lavanda, y puede plantarse solo o mezclado con otras plantas.

 

La lavanda es una de las flores moradas que más me fascinan, pues además de ser muy bonita y aromática, es capaz de repeler insectos. Ama el sol y no ocupa tanto espacio, por lo que puede ser ideal para usar en bordes de caminos, ya que mide tan solo 30 a 90 cm de alto y ancho. Si las secas, puedes usar sus flores en artesanías.

 

El árbol de jacarandá produce maravillosos racimos de flores de 30 cm de largo, que miden unos 5 cm cada una. Son nativas de las selvas montañosas, en el noroeste de Argentina y es uno de los árboles indígenas más maravillosos que tenemos en este país. De hecho, es uno de los árboles más distintivos de la Ciudad de Buenos Aires y en primavera florece y causa la admiración de todos.

 

Estas flores en forma de campana crecen en color blanco y en púrpura azulado, siendo esta última la más común. Disfruta de un suelo bien drenado y de mucho sol.

 

La flor globo es parte de la familia de las campanillas. Repele naturalmente a los ciervos y rara vez hay que dividirla, pues prospera tanto en climas fríos como en áreas secas.

 

El lupino me recuerda a la lavanda por sus varas de flores hermosas y moradas. Plántalo en tu huerta cerca de pepinos, brócoli y calabaza y obtendrás una mejor calidad en el suelo y, a su vez, verás como ayuda a que crezcan otras plantas.

 

Por su parte, el heliotropo es una de las flores más fragantes que existen y suele compararse con el pastel de cereza. Es una planta perenne que se cultiva como planta anual en muchos países.

Etiquetas
Mostrar más

Notas Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close