Plantas

Guía de cuidado y cultivo del Sedum

El Sedum aporta encanto, variedad y longevidad a cualquier exhibición ornamental

El Sedum aporta encanto, variedad y longevidad a cualquier exhibición ornamental. Es pequeño, ama el sol y es fácil de cultivar. Esta planta perenne tolera la sequía y funciona como cubresuelos y en jardines de rocas. Sigue leyendo para descubrir el cuidado y el cultivo del sedum.

Sus erguidos y flexibles tallos suelen brotar de una corona apretada y poseen un follaje suculento. Sus hojas varían en forma y en color. También existen algunas variedades abigarradas.

Vale la pela aprender a cultivar sedum, dado que funciona muy bien en macizos de flores y rara vez supera los 60 cm de altura. Las variedades más cortas de sedum florecen en primavera, mientras que los tipos más altos, florecen en verano y en otoño. Las flores suelen ser rojas, rosadas o blancas, con algunas variedades amarillas. Algunas variedades se tornan amarronada al final de la temporada.

Las flores son pequeñas y en forma de estrella y se reúnen en racimos cónicos o de punta planta en el final de los brotes. Estos pueden tener un ancho de 23 cm.

Si estás buscando atraer polinizadores a tu jardín, no dudes en cultivar sedums. Sus flores son populares entre las mariposas y las abejas y, a menudo, están repletas de insectos alados.

Datos clave del Sedum

El sedum es un árbol frutal que puede crecer desde 7 hasta 9 metros. El suelo debe ser fértil, húmedo y bien drenado, con un pH ligeramente ácido a neutro. La mejor época para plantar es en otoño y la época de floración es en primavera.

Es resistente a las sequías, heladas, pleno sol, temperaturas elevadas y suelos pobres y aún así te recompensará con colores y flores asombrosas.

Las variedades más pequeñas de sedum son plantas perfectas para un jardín de roca, jardín de sequía, jardín de grava y macetas. Algunas se propagan rápidamente y son ideales para cubrir suelos que requieran poco mantenimiento como, por ejemplo, la ‘Angelina’.

Por otro lado, las variedades de flores perennes resistentes se derivan de dos especies: la conocida como sedum telephium y sedum spectabile. Estas plantas son esenciales para los polinizadores pues proporcionan una gran cantidad de néctar.

¿Cuándo y dónde plantar sedum?

La planta de Sedum disfruta del pleno sol. Los lugares sombreados pueden ocasionarle problemas como, por ejemplo, la pérdida de color en sus hojas y tallos y flores pequeñas.

Un buen drenaje es fundamental al plantar sedum. Ya sea que estés buscando añadir algunos cultivos de piedra a los bordes soleados de tu jardín o jardinería en macetas, asegúrate de que las raíces de esta planta no estén expuestas a períodos prolongados de humedad.

En suelos arcillosos o condiciones anegadas, las raíces y las coronas de la planta de sedum podrían pudrirse. Escoge un suelo preferiblemente arenoso. Si no estás seguro del nivel de drenaje en el suelo, incorpora arena o grava para garantizar mejores resultados. A diferencia de muchas plantas, el sedum es infeliz en un suelo rico y fértil o sobrealimentado.

Estas condiciones fomentan tallos suaves y frondosos que terminan colapsando bajo el peso de las flores. El suelo que es muy rico en nutrientes fomenta el moho.

Para plantar el sedum no necesitas una técnica de plantación especial, aunque es importante que no lo plantes demasiado superficial o profundo. Lo mejor es que coloques la corona un poco por debajo del nivel del suelo.

Cuidados del sedum y propagación

Como su mantenimiento es relativamente bajo, no es necesario que le prestes mucha atención. Un buen mantillo anual de grava será beneficioso para el sedum.

Si estás buscando hacer más plantas, el sédum es fácil de propagar. Toma esquejes de la planta una vez que esté establecida y floreciente.

Simplemente corta pedazos de tallo de 15 cm de largo y retira las hojas de la mitad inferior del mismo. Luego, ponlo en agua y deja que las raíces se desarrollen. Tan pronto como sean visibles, planta en macetas.

De la misma forma que se propagan las suculentas, suele funcional. El sedum de hojas grandes puede propagarse usando hojas individuales. Corta un tallo en trozos con una hoja unida a 2,5 cm de tallo. Llena una maceta de 8 cm de diámetro con tierra para macetas húmeda. Empuja el tallo en el suelo para que la base de la hoja pueda descansar sobre el mismo.

Problemas y soluciones

Aunque el cultivo del sedum no causa demasiados problemas, no está libre de plagas. A las babosas y a los caracoles les encanta darse un festín con los brotes primaverales, mientras que los áfidos chupan la savia de un crecimiento más maduro.

Si te quieres deshacer de los caracoles, usa tratamientos orgánicos para ello. Por otro lado, si te quieres deshacer de los pulgones, los tratamientos orgánicos existentes también son efectivos. No obstante, no hay necesidad de aplicar un aerosol preventivo. Solo observa si hay grupos de pulgones en el sedum y usa el tratamiento adecuado.

Otros problemas como la pudrición de la corona y el moho, por lo general, son ocasionados porque el suelo está muy húmedo. Para evitar este inconveniente, riega moderadamente y solo cuando sea necesario.

Los sedums son plantas perfectas para jardines secos, zonas de poca lluvia, laderas rocosas, acantilados, paredes de jardín, etcétera.

¿Qué te ha parecido este post sobre guía de cuidado y cultivo del Sedum? Deja tus comentarios.

Etiquetas
Mostrar más

Notas Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close