Blog de Jardineria

Guía de cultivo de la Rosa Abraham Darby

La rosa Abraham Darby es un cultivar hermoso y fragante de David Austin Roses que se introdujo en el año 1985. Cuenta con grandes flores dobles de color albaricoque y cultivarse como arbusto o entrenarse como planta trepadora. Su nombre proviene de Darby Abraham, quien desempeñó un papel fundamental en la revolución industrial.

 

Características de la rosa Abraham Darby

Esta planta puede llegar a crecer hasta 150 cm de ancho y alto, pudiendo alcanzar hasta los 300 cm de altura. Las flores de la rosa Abraham Darby son dobles, grandes y muy bien formadas con un gran aroma dulce y afrutado y un bello color albaricoque con detalles dorados en el centro.

Como la gran mayoría de las rosas, la Abraham Darby, prospera en condiciones apropiadas y precisa un poco de cuidado adicional para que se mantenga saludable y produzca flores.

Cómo cultivar una rosa Darby Abraham

Para plantar la rosa Darby escoge un lugar en donde le dé el sol pleno y cava un hoyo dos veces más ancho que el cepellón. Espolvorea el hoyo con harina de huesos una vez excavado y llena con agua. Espera a que se hunda la tierra, retira la rosa de la maceta y sacude un poco para que las raíces se liberen.

Planta la rosa en el hoyo cavado y usa una combinación del suelo original cavado y un poco de compost y suelo fresco. Riega hasta que se establezca.

El momento ideal para plantar la rosa Abraham Darby es por la mañana o al final de la tarde o en un día nublado para reducir el shock del trasplante. Evita los días extremadamente calurosos.

En caso de que vayas a plantar una rosa a raíz desnuda, cava un hoyo bien grande y llénalo con una mezcla de compost y tierra original para que las raíces crezcan bien.

 

Cuidados de la rosa Darby Abraham y poda

Esta rosa como cualquier otra requiere sol pleno para florecer. Escoge un lugar donde reciba al menos 6 horas de luz solar directa. Si no recibe la cantidad necesaria de luz, la planta quedará susceptible a enfermedades como la roya y el mildiu.

Proporciónale un suelo rico y arcilloso a la rosa que tenga bien drenaje y no permitas que el agua se asiente en las raíces. Al plantar una rosa nueva, lo mejor será enmendar la tierra con una mezcla de compost y de jardín liviana y esponjosa.

Por otro lado, las rosas también prefieren los suelos ácidos, entre 6 y 6,5. Para conocer el pH de tu suelo, puedes adquirir un kit de prueba de pH. En caso de que tu suelo sea demasiado alcalino, agrega turba de esfagno o sulfato de aluminio; mientras que, si el suelo es demasiado ácido, tendrás que agregar un producto que contenga sal.

Si todo esto suena demasiado complicado, no te preocupes, a menos que la rosa muestre signos de dificultar. Generalmente, la mayoría de los suelos estarán bien para este tipo de rosa.

Las rosas recién plantadas requerirán más agua que las establecidas, así que la primera temporada, bríndale agua adicional para que las raíces logren extenderse y alcanzar el agua.

El mantillo retendrá el agua en vez de escurrirla. Esto es bueno para las rosas nuevas. Asimismo, es una buena manera de proteger a las rosas que se plantan en climas fríos.

Por su parte, es necesario fertilizarlas para que produzcan una gran profusión de flores. Añade fertilizante de rosas especializado a fines del otoño o principios de la primavera.

La poda es clave para el éxito de esta variedad que florecerá solamente el primer año de crecimiento. Poda a principios de la primavera con tijeras de podar limpias y afiladas y un par de guantes. Retira la madera muerta y las ramas delgadas y débiles. Concéntrate en mantener solamente la madera sólida y saludable que puedan soportar las flores.

Etiquetas
Mostrar más

Notas Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close