Blog de Jardineria

Los 8 alimentos más fáciles de cultivar en casa

Ya sea que tengas terraza, balcón, porche o patio trasero, cultivar en casa tus propias verduras es más fácil de lo que crees

Ya sea que tengas terraza, balcón, porche o patio trasero, cultivar en casa tus propias verduras es más fácil de lo que crees. Algunas de ellas pueden cultivarse en siembra directa, dado que no soportan el trasplante, y otras en contenedores. Si quieres saber cómo, sigue leyendo este post.

1. Judías verdes

El sol pleno, los riegos regulares y un suelo moderadamente rico, darán excelentes frutos. Siembra cuando la temperatura del suelo supere los 10 ºC.

Las judías de mata baja se siembran en surcos espaciados unos 50 cm, poniendo aproximadamente unas cinco semillas en cada hoyo, enterrándolas unos tres centímetros, mientras que las judías de enrame deben sembrarse en surcos espaciados de 75 cm, poniendo aproximadamente unas cuatro o cinco semillas en cada hoyo, enterrándolas unos dos o tres centímetros.

2. Calabacines

Los calabacines poseen la reputación de ser fáciles de cultivar y prolíficos. Solo una planta de calabacín puede producir de 12 a 20 kilos en una sola temporada de crecimiento. Plata sus semillas directamente en el jardín o en un contenedor grande una vez que el suelo esté cálido, al menos a 15 ºC.

Los calabacines precisan sol pleno y un suelo húmedo. Dales al menos unos dos centímetros de agua cada semana (si no llueve) y cosecha cuando sean pequeños y su piel esté tierna.

3. Rábanos

A muchos jardineros les fascinan los rábanos, pues además de ser deliciosos, sus semillas brotan rápidamente, a menudo en tan solo una semana. Simplemente, siémbralas al aire libre a un centímetro de profundidad mientras el clima esté fresco. Espera unos 10 días y planta nuevamente para un cultivo continuo hasta que llegue el verano. Prosperarán muy bien en un sitio soleado con tierra suelta enmendada con materia orgánica. Pon las plántulas a una distancia de cinco centímetros para que sus raíces no se amontonen y mantén las plantas húmedas.

 

4. Pepinos

Al igual que los calabacines, los pepinos son muy prolíficos y muy fáciles de cultivar. Solo deberías proporcionarles un lugar con suelo húmedo y fértil y sol. Siembra las semillas en primavera, enterrándolas a dos centímetros de profundidad en el suelo. En unos días brotarán. Riega regularmente y si no has incorporado materia orgánica en el suelo antes de plantar, cubre con un fertilizante soluble balanceado cuando los pepinos se establezcan. Estos estarán listos para cosechar cuando sean pequeños y su piel esté tierna.

5. Lechuga

Las lechugas son ideales para los jardineros principiantes. Crecen rápidamente a pleno sol y pueden colocarse entre otras frutas y verduras o en macetas. Siembra a principios de la primavera o el otoño y mantén las plantas regadas regularmente. La lechuga que se cultiva en primavera durará hasta que llegue el calor del verano y la sembrada en otoño, crecerá hasta que inicien las heladas. Cosecha primero las hojas externas, pero no arranques las plantas para que sigan produciendo más y más hojas.

6. Cebollas

Haz un pequeño agujero en la tierra y mete una plántula de cebolla a raíz desnuda. En dos o tres semanas, las plantas estarán listas para ser arrancadas.

7. Tomates

Lo más complicado de cultivar tomates puede ser escoger tu tipo preferido. Hay tomates uva, cherry, roma, etcétera. En regiones frías puede que quieras iniciar con trasplantes para ahorrar tiempo en el cultivo de tomates. Las plantas precisan pleno sol y suelo que drene bien. Para obtener grandes resultados, el suelo debe contener mucho abono y su pH debe oscilar entre 6,3 a 6,8.

8. Patatas

Las patatas son una gran opción para los jardineros principiantes. Inicia con patatas de siembra que no se hayan tratado para resistir la germinación. Corta en trozos con dos ojos por cada uno de ellos y déjalos secar durante toda la noche antes de plantar. Luego, dales agua regularmente y sol pleno. Añade más tierra a la bolsa de cultivo cuando las plantas tengan una altura de 24 cm, dejando la parte superior de las hojas al descubierto. Añade más tierra cuando las plantas crezcan otros 24 cm de alto y repite este proceso hasta que la bolsa de cultivo esté llena. Cuando el follaje se torne amarillo, deja de regar y espera una semana antes de desenterrarlas con las manos enguantadas. Las bolsas de cultivo se suelen reutilizar y las puedes encontrar en distintos tamaños.

¿Qué te ha parecido este post sobre los 8 alimentos más fáciles de cultivar en casa? Deja tus comentarios.

Etiquetas
Mostrar más

Notas Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close