Blog

¿Puede la miel ser tóxica para los humanos?

La miel tóxica o venenosa ocurre cuando las abejas recolectan el polen de ciertas plantas y lo llevan a su colmena

La miel tóxica o venenosa ocurre cuando las abejas recolectan el polen de ciertas plantas y lo llevan a su colmena. Las plantas que contienen grayanotoxinas, un grupo de sustancias químicas, que no son venenosas para las abejas, pero sí para los humanos. No obstante, no vayas a tirar la miel que tienes en tu casa, es probable que esté bien.

La miel tóxica no es algo novedoso. Antiguamente la miel de plantas venenosas destruyó a muchos ejércitos que participaban en batallas en la región del Mar Negro del Mediterráneo y Pompeyo el Grande fue una de ellas. Quienes consumieron la miel presentaron síntomas de borrachera y delirio, y al cabo de unos días comenzaron con vómitos y diarrea y muchos murieron. En la actualidad, la miel de plantas tóxicas es una preocupación para quienes viajan a Turquía.

El Rododendro incluye aproximadamente unas 700 especies, pero solamente la ponticum y la luteum contienen esas sustancias químicas que las hacen venenosas. Estas son originarias del Mar Negro.

Rhododendron ponticum

  • El Rododendro ponticum es un arbusto ornamental que en muchas regiones se lo considera invasivo. Se encuentra en el suroeste de Asia, en el sur de Europa, en el noroeste y sureste de Estados Unidos y Nueva Zelanda.
  • El Rododendro luteum es una planta ornamental invasora que se encuentra en las regiones anteriormente mencionadas.

Rhododendron luteum

La Kalmia latifolia es una planta originaria del este de los Estados Unidos que se ha transportado a Europa en el siglo XVIII, donde es cultivada como arbusto ornamental. La miel puede ser tóxica para quienes la consumen en demasía.

Kalmia latifolia

Pese a que las plantas anteriormente mencionadas contienen sustancias químicas venenosas para los seres humanos, las abejas suelen recolectar polen y néctar de muchas plantas distintas por lo que las grayanotoxinas que pudiera haber en un tarro de miel son mínimas. El problema está cuando las abejas tienen acceso limitado a estas plantas y por ende solo recolectan polen y miel de plantas venenosas.

Aunque la miel tóxica generalmente no pone la vida en peligro, las grayanotoxicas pueden ocasionar problemas digestivos durante varios días, así como también, mareos, visión borrosa, escozor en boca y garganta.

Etiquetas
Mostrar más

Notas Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close