Blog de Jardineria

Qué plantar en un huerto de otoño

Aunque el verano es la temporada ideal para el clásico huerto, las temperaturas frías del otoño no presentan prácticamente plagas ni enfermedades, por lo que los jardineros la aman

Aunque el verano es la temporada ideal para el clásico huerto, las temperaturas frías del otoño no presentan prácticamente plagas ni enfermedades, por lo que los jardineros la aman. Además, muchas variedades comestibles no crecerían en épocas cálidas, sino en climas fríos. Si la humedad, el calor, los mosquitos, el deshierbe, el riego constante y las plagas no son lo tuyo, entonces sigue leyendo para saber qué plantar en un huerto de otoño.

  • Rúcula: las semillas de la rúcula germinan en una semana cuanto mucho y prefieren un suelo frío. Esta verdura de hoja verde es perfecta para preparar ensaladas.
  • Remolachas: para una cosecha otoñal, siembra remolachas de 10 a 12 semanas antes de la primera helada, o bien, busca plántulas para acelerar este proceso. Las semillas germinan en aproximadamente una semana. Las remolachas saben mejor si las cosechas antes de que crezcan mucho.
  • Coles de Bruselas: esta será la planta más resistente de tu jardín comestible. Las semillas germinarán mejor cuando las temperaturas del suelo aún sean cálidas, así que siémbralas directamente cuanto antes, ya que no crecen rápidamente. Si vas a empezar más tarde, puedes comprar plántulas.
  • Repollo: siembra las semillas directamente a fines del verano o a principios del otoño. Las semillas germinarán en una semana. Cuanto menor sea el tamaño de la cabeza, más rápida será la cosecha. Cultiva tu propio repollo y experimenta el placer del sabor real del mismo.
  • Zanahorias: las semillas de las zanahorias germinan en un periodo de siete días, pero crecen lentamente. En otoño, siembra las semillas a más tardar 10 semanas antes de la primera helada para una cosecha otoñal. Siembra de la forma más uniforme posible y regresa después de la germinación para lograr el espacio adecuado, dejando aquellas zanahorias que hayan brotado.
  • Ajo: súper fácil de cultivar. Siembra los dientes de ajo directamente en el suelo a cinco centímetros de profundidad a mediados del otoño y disfruta de la cosecha el verano siguiente.
  • Lechuga: la lechuga es súper fácil de cultivar. siembra las semillas directamente en contenedores, comenzando unas ocho semanas antes de la fecha promedio de la primera helada. Cubre ligeramente con tierra. Las semillas germinarán en una semana aproximadamente.
  • Cebollas: las cebollas crecerán felizmente durante el invierno, formando bulbos la próxima primavera para ser cosechadas en verano. Aunque no son difíciles de cultivar, hay que saber cómo elegir el tipo de cebolla correcto para tu zona de cultivo. Ve al centro de jardinería, consulta y asegúrate de obtener las cebollas más apropiadas para tu área.
  • Guisantes: siembra las semillas de los guisantes a fines del verano hasta principios del otoño. Las semillas germinarán en aproximadamente dos semanas. Los guisantes son ideales para un jardín vertical, por lo que deberás proporcionarles un enrejado o algo para trepar. También los encontrarás en variedades más cortas.
  • Rábanos: los rábanos son los más rápidos en crecer y pueden estar listos para la cosecha en menos de 30 días desde la siembra. Estos prosperan en el suelo fresco del otoño. Ten en cuenta que existen más de 200 variedades de rábanos, por lo que deberás consultar en el vivero o en el centro de jardinería, cuáles son los más apropiados para tu zona de cultivo.
  • Espinacas: siembra las semillas a principios del otoño. Estas germinarán en tan solo una semana y crecerán muy bien hasta el otoño. A la hora de cosecharlas, hazlo desde el exterior para permitir que sigan creciendo desde el centro. Aunque las espinacas son resistentes al invierno, deberías cubrirlas con una capa de paja para mantenerlas protegidas y poder disfrutar de la cosecha hasta fines de la próxima primavera.
  • Colinabo: tal vez sea en aspecto la planta más extraña que cultives en tu huerto de otoño. El colinabo crece rápidamente y es primo del repollo y del brócoli. Cosecha según sea necesario. Aunque es resistente al invierno, podrías brindarle una mejor protección contra las olas de frío cubriéndolo con una capa de paja.

 

Etiquetas
Mostrar más

Notas Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close