Blog

¿Sabías que el cuidado de las plantas de jardín puede ahorrar agua?

Es importante reducir el derroche de agua a la hora de cuidar tu jardín

A la hora de idear las plantas de jardín, es común pensar en colocar plantas como hortensias, alegrías del hogar, jazmines, margaritas, helechos, rosas o potus. Todas estas especies, aunque son muy lindas, son exóticas, es decir, no crecen naturalmente en nuestra región. Eso significa que necesitan ser regadas cada dos o tres días. Las precipitaciones por lo general no son suficientes para su supervivencia. Esto implica emplear gran cantidad de agua potable que podría destinarse al consumo humano.

Según explica Juan Pablo Soria, biólogo y docente, las plantas se distribuyen en el planeta según el clima y se adaptan, tal como indica la teoría de Darwin, para sobrevivir en diferente tipo de ambientes (secos, semisecos, húmedos, semihúmedos, con mayor o menor cantidad de precipitaciones).

Según tipo de plantas de jardín

A lo largo del tiempo, cada tipo de planta ha desarrollado estrategias que le permiten sobrevivir mejor. “Muchas se han adaptado a los climas hostiles y desérticos gracias a adaptaciones como las espinas – que son hojas modificadas para perder menos cantidad de agua por evapotranspiración -, la capacidad de acumular el agua en tallo y ramas, y el desarrollo de dos tipos de raíces. Raíces superficiales para absorber la mayor cantidad posible de agua durante las lluvias, y profundas para alcanzar napas subterráneas.

Es el caso de los cactus, crasas y suculentas, como así también de los pinos y algarrobos”, cuenta Soria. Agrega: “por eso es habitual la presencia de espinas en los arbustos y árboles autóctonos, debido al clima semidesértico de la provincia”.

Las especies nativas favorecen el ahorro de agua y energía, nos protegen contra la erosión del suelo, purifican el aire, mitigan ruidos y son excelentes aislantes térmicos.

“La gente está acostumbrada a elegir plantas exóticas para decorar sus casas, pero existe también gran variedad de especies nativas, tanto con como sin flores, muy lindas para generar espacios verdes o rincones ornamentales, sin necesidad de hacer el uso excesivo de agua potable que sí implican las especies exóticas”, sostiene Soria.

Algunas de las que podemos utilizar para nuestros patios y jardines son:

Pasionaria: Es una especie trepadora famosa debido a sus hermosas y extrañas flores que pueden ascender unos 20 centímetros si tiene algún elemento como soporte.

Cina-cina: Ideales para formar setos, como ejemplares aislados en el jardín o en calles y paseos por su resistencia a la contaminación. Sus hojas y la corteza tienen propiedades medicinales contra la tos y la fiebre.

Sacha huasca: Es una liana leñosa, de tallo muy largo, con flores tubulares que atraen a los colibríes. Florece todo el año, con flores sueltas o agrupadas cuyo color amarillo cambia a rojizo o anaranjado según la época.

Plumerillo o Cola de Zorro: Especie de pastos altos que se acomoda a cualquier tipo de suelo y soporta cualquier clima. Es muy utilizado para generar espacios decorativos pero hay que tener cuidado porque se expande rápidamente.

Peperina: Es una especie en riesgo de extinción debido a su extracción para comercialización, por lo que plantarla en el jardín permite cuidarla al mismo tiempo que contar con su aroma y sabor. Además, las aromáticas en general ahuyentan plagas que atacan a otras plantas.

Arbustos:

Brea: Este arbusto se adapta fácilmente a suelos desérticos, degradados, con baja disponibilidad hídrica, y coloniza rápidamente el área. Alcanza un importante tamaño y produce abundante polen y néctar.

Chilca: Arbusto de hojas brillantes y flores amarillas.Tiene la particularidad de tener un efecto repelente para los insectos por lo que además de ser decorativa, es muy útil para tener en el hogar.

Lagaña de perro: Este arbusto tiene una flor llamativa y crece a gran velocidad. Se agrupa en racimos y tiene estambres largos de color rojo que aportan color al jardín.

Espinillo: Es uno de los arbustos nativos más frecuente de las Sierras de Córdoba. Es la especie pionera de la mayoría de los ecosistemas degradados, porque puede establecerse y crecer en lugares modificados por el fuego y el pastoreo. A medida que se desarrolla va sujetando el suelo y brindando un ambiente más húmedo y sombrío para que otras especies puedan establecerse. Necesita mucho sol, pero no requiere de riego ni de buenos suelos.

Moradillo: Es un arbusto de hojas perennes empleada con frecuencia para desarrollar cercos verdes por su denso follaje y su rápido crecimiento.

Leer más sobre plantas de jardín aquí

¿Cuál es el problema con las plantas exóticas?

Al no tener predadores naturales de sus semillas, ramas u hojas, las plantas exóticas se reproducen a gran velocidad generando superpoblaciones y desplazando a las autóctonas.

Árboles como el olmo, el paraíso, el falso café o cafeto, la acacia negra y el siempre verde han desarrollado adaptaciones raíces profundas y capacidad de acumulación de gran cantidad de agua en tallos y hojas, que les permite sobrevivir en climas como el nuestro.

Modifican el ecosistema natural de la región, ya que se intensifica la cantidad de insectos y aves exóticas en detrimento de los autóctonos, que desaparecen ante la falta de vegetación nativa.

Etiquetas
Mostrar más

Notas Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer También

Close
Close
Close